IMPLEMENTACIÓN DE 802.11 AC: ¿REVOLUCIÓN O EVOLUCIÓN? | NETSCOUT
Documentos técnicos
| Documentos técnicos |

IMPLEMENTACIÓN DE 802.11 AC:
¿REVOLUCIÓN O EVOLUCIÓN?

Esta demanda adicional de red LAN inalámbrica (WLAN) está creando una mayor presión para rediseñar y actualizar la infraestructura inalámbrica con el objetivo de ofrecer más ancho de banda a mayor velocidad. Los profesionales de redes suelen ser encargados de encontrar maneras de hacer que eso suceda.
La creciente demanda de ancho de banda inalámbrica y el crecimiento de BYOD están impulsando el desarrollo de nuevos estándares para aumentar la capacidad de transmisión y abordar la congestión.

El último estándar en el mercado es el estándar de muy alto rendimiento (Very High Throughput, VHT), 802.11ac, el cual fue ratificado en diciembre de 2013. Varios productos que admiten el nuevo estándar ya están disponibles, con diferentes aspectos del estándar compatible dependiendo del tipo de dispositivo y fecha de lanzamiento del producto.

Las empresas necesitan decidir cuándo implementar 802.11ac y cómo planear e implementar la transición en el momento apropiado. La decisión variará de una organización a otra y dependerá de sus necesidades inmediatas y su visión a largo plazo.

Para permitir que su organización tome la decisión correcta en el momento adecuado, los ingenieros de redes necesitan entender lo que la tecnología ofrece y las diversas opciones disponibles para la implementación. Este documento técnico explica la tecnología del estándar 802.11ac, los posibles beneficios que ofrece y los factores que deben considerarse al planear el desarrollo futuro de su red inalámbrica.

La necesidad de una mayor capacidad inalámbrica

La mayor demanda de movilidad y protocolos de desconexión por parte del usuario ha dado lugar a un gran aumento de los requisitos de capacidad inalámbrica dentro de la empresa. Tanto si usan un portátil o una tableta suministrados por la empresa como sus propios dispositivos (BYOD), los usuarios esperan que el rendimiento de las aplicaciones móviles sea similar al de sus equivalentes por cable. Desean usar cualquier dispositivo para acceder a cualquier aplicación en cualquier lugar, sin retrasos o retardos en el rendimiento.

Ventas recientes de equipos pintan una imagen atractiva a primera vista. Según ABI Research, los dispositivos móviles; incluyendo smartphones, tabletas y libros electrónicos, representaron el 64% de las ventas de dispositivos Wi-Fi. Además, la compatibilidad con 5 GHz está disponible en 68% de los dispositivos Wi-Fi vendidos en 2015, también según ABI Research. La sabiduría convencional es que esos dos desarrollos están facilitando la demanda del ancho de banda. En teoría, los dispositivos móviles consumen menos datos y la banda de 5 GHz ofrece más espectro.

En realidad, las tendencias de los dispositivos Wi-Fi se añaden a la capacidad de demanda. Más dispositivos móviles significa más oportunidades para que los usuarios traigan más de un dispositivo a la red inalámbrica. Los dispositivos móviles también tienen la desventaja de admitir velocidades de datos máximas menores, lo que reduce la capacidad inalámbrica de todos los dispositivos cercanos. Si bien el hecho de que el 68% de los dispositivos nuevos ofrecen compatibilidad con 5 GHz alivia algunas preocupaciones, eso todavía deja el 32% de los dispositivos con un requisito de acceso Wi-Fi de alta calidad de 2,4 GHz. Además, varios segmentos más nuevos del dispositivo tales como relojes elegantes e “Internet de cosas” (IoT por sus siglas en inglés) de una sola función, ya admiten solamente la congestionada banda de 2,4 GHz.
Es instructivo ver las decisiones de implementación de 802.11ac en dos niveles. El nivel uno es entender las ventajas tecnológicas de 802.11ac en comparación con su predecesor, 802.11n, y decidir si una actualización es necesaria. El nivel dos es entender qué tecnologías de 802.11ac son apropiadas para la empresa y tecnologías de inhabilitación diseñadas para entornos residenciales de baja densidad.

Presentación de un nuevo estándar: 802.11ac

802.11ac es el más reciente estándar para redes inalámbricas de área local de alta velocidad (WLAN). El IEEE creó el nuevo estándar como una manera de aprovechar tanto los avances tecnológicos como las capacidades no utilizadas para la tecnología WLAN. El IEEE también se aseguró de hacer 802.11ac compatible con todos los estándares anteriores de 5 GHz, incluyendo 802.11n y 802.11a.

Existen dos razones principales por las que IEEE 802.11 Working Group desarrolló 802.11ac solo para la banda de 5 GHz, que incluye los canales Wi-Fi de 36 a 165. Una de las razones fue impulsar los despliegues Wi-Fi hacia la banda de 5 GHz. La banda de 2,4 GHz, que incluye el canal 1 de Wi-Fi hasta 14, está congestionada en muchos entornos donde se desea acceso Wi-Fi. La segunda razón fue porque las mejoras especificadas en el estándar 802.11ac raramente estarían disponibles a través de la banda de 2,4 GHz debido al espectro de frecuencias limitado de la banda.

La buena noticia, en lo que se refiere a la banda de 2,4 GHz, es que la gran mayoría de los dispositivos Wi-Fi de 5 GHz también admiten Wi-Fi de 2,4 GHz. Cuando un dispositivo Wi-Fi moderno se conecta a un canal de 2,4 GHz, utiliza 802.11n. Cuando ese mismo dispositivo se conecta sobre 5 GHz, utiliza 802.11ac.

802.11ac es una tecnología especialmente delicada para implementar porque algunos de sus avances tecnológicos son inadecuados para las redes inalámbricas empresariales. Los ingenieros que crearon 802.11ac eran muy conscientes de que Wi-Fi es una tecnología popular para uso residencial y comercial. En lugar de hacer modificaciones únicas a 802.11 para cada caso de uso, el IEEE eligió hacer una única modificación de 802.11ac y hacerlo lo más rápido posible.

Productos ac con certificación Wi-Fi:
Ventajas clave

  • Velocidad de datos más elevada: velocidades de datos de hasta 1,3 Gbps, más del doble de la velocidad de una red con CERTIFICACIÓN Wi-Fi.
  • Mayor capacidad: pueden conectarse más dispositivos simultáneamente a una red ac con CERTIFICACIÓN Wi-Fi sin que por ello se reduzca el rendimiento a la hora de afrontar los retos relacionados con la congestión.
  • Menor latencia: los productos ac con CERTIFICACIÓN Wi-Fi pueden ofrecer una experiencia del cliente de mayor calidad con aplicaciones como juegos o transmisión de música, incluso cuando el más mínimo retraso puede causar un impacto negativo.
  • Uso de energía más eficaz: las mejoras en los productos ac con CERTIFICACIÓN Wi-Fi implican un menor consumo de energía al transmitir datos.

Figura 1: los beneficios de 802.11 AC. Imagen cortesía de Wi-Fi Alliance.

MEJORAS DE 802.11ac

Existen seis mejoras tecnológicas diseñadas para impulsar el rendimiento 802.11ac, y se espera que cinco de ellas estén disponibles para los despliegues de Wi-Fi en el mundo real:

Canales más anchos

802.11 AC utiliza la tecnología de multiplexación de división de frecuencia ortogonal (OFDM por sus siglas en inglés) para la comunicación de datos inalámbrica. OFDM ha sido parte de la familia de estándares IEEE 802.11 desde 1999, cuando se presentó como parte de la primera enmienda al estándar 802.11, 802.11a.

Desde el momento en que se presentó a la familia 802.11 de estándares, OFDM siempre ha sido una tecnología que utiliza un canal de ancho de 20 MHz. Se eligió un ancho de canal de 20 MHz porque se consideró lo suficientemente ancho como para alcanzar las velocidades adecuadas, al tiempo que mitigaba los problemas de interferencia, pero no tan amplio que dificultaría el despliegue en entornos grandes y de varios canales.

El protocolo inalámbrico 802.11n actual introdujo los canales de 40 MHz, el cual ofrece una mejora significativa en velocidades de un solo canal sobre los canales de 20 MHz que ofrecían los estándares anteriores. Mientras que los canales de 40 MHz de ancho no se recomiendan para los despliegues de 802.11n de 2,4 GHz, los despliegues de 802.11n de 5GHz tienen suficientes canales anchos únicos de 40 MHz: doce, si son parte de un cuidadoso diseño Wi-Fi, que se puede acceder a los beneficios de velocidad por canal de canales más amplios en entornos de baja densidad.

802.11ac aumenta el estándar en cuanto al ancho de banda de canales al admitir anchos de canales de 80 MHz y 160 MHz. Mientras que los anchos de banda de canales heredados de 20 MHz y 40 siguen siendo compatibles, 80 MHz y 160 MHz permiten lograr velocidad de los datos más elevados que los dispositivos de 802.11n y que los AP puedan alcanzar.

El uso de canales más amplios, sin embargo, tiene un coste. De hecho, varios costes. Hay menos canales disponibles. Menos dispositivos admiten todos los canales. Se requieren mayores intensidades de señal para obtener una comunicación de datos satisfactoria.

Es natural que los anchos de canal más amplios signifiquen que hay menos canales únicos disponibles, pero la naturaleza internacional de Wi-Fi añade complejidad adicional. Hay una gran variedad de reglas sobre cómo se puede utilizar la banda de frecuencias de 5 GHz, dependiendo del país en el que se está desplegando Wi-Fi (ver tabla 1).

Estados Unidos tiene reglas relativamente liberales para la banda de 5 GHz. 802.11ac tiene seis selecciones de canales de 80 MHz disponibles, dos en bandas universalmente disponibles y cuatro en bandas que requieren el uso de la selección de frecuencias dinámicas (DFS), que viene de la enmienda IEEE 802.11a. La onda 2 de 802.11ac añade selecciones de canal de 160 MHz para algunos dispositivos, aunque a partir de este escrito esos números son una minoría distinta. Si se utilizan canales de 160MHz, solo uno estará disponible para dispositivos que no son DFS, mientras que los dispositivos con compatibilidad DFS podrán utilizar hasta tres. En Europa, 802.11ac cuenta con cuatro canales de 80 MHz disponibles, y tendrá dos canales de 160 MHz disponibles en la segunda ola. En comparación, hay 19 canales de 20 MHz no solapados disponibles.

  DFS* INCLUIDA DFS* NO INCLUIDA
Tamaño del canal US EUROPA US EUROPA
40 MHz 6 9 4 2
80 MHz 3 4 2 1
160 MHz 1 2

* DFS = selección dinámica de frecuencias (según sus siglas en inglés, Dynamic Frequency Selection) para evitar interferencias con los radares meteorológicos

Tabla 1: canales 802.11ac disponibles.


Hay que tener en cuenta que, si no se emplea DFS, los canales de 80 MHz disponibles en Europa disminuyen hasta 1 y en EE. UU. hasta 2, por lo que la compatibilidad con DFS en puntos de acceso y clientes será un requisito para desplegar 802.11ac de 80 MHz o 160 MHz de manera efectiva.

Para varias empresas, existe un problema con los canales de 80 MHz y 160 MHz que van más allá de las limitaciones de DFS: los canales más amplios requieren mayores intensidades de señal. El uso de canales de 80 MHz o 160 MHz introduce una probabilidad mucho mayor de que las transmisiones de datos Wi-Fi falle debido a la insuficiencia intensidad de la señal o a la interferencia excesiva. El problema es especialmente agudo para dispositivos móviles como smartphones porque los usuarios a menudo tienen dispositivos en orientaciones imprevisibles y se mueven en patrones imprevisibles. El uso de canales más estrechos mitiga parte de esa imprevisión haciendo que las transmisiones de datos sean más resistentes a las fluctuaciones de la intensidad de la señal y de los niveles de interferencia.

Dados los posibles problemas relacionados con el volumen de canales, la compatibilidad de dispositivos y la capacidad de recuperación de datos, la mayoría de las empresas Wi-Fi funcionan mejor cuando utilizan canales de ancho de 20 MHz para el acceso diario a la red. Es un hecho que neutraliza una de las funciones más destacadas de 802.11ac.

Modulación y esquemas de codificación más altos

Si leer que los canales de 80 MHz y 160 MHz de ancho ofrecen más bombo publicitario que ayuda para los despliegues de la empresa WLAN es una decepción, no tema. Existen beneficios del mundo real derivados de una actualización de 802.11ac, y uno de ellos es el hecho de que más datos se pueden exprimir en cada onda de radio. 802.11ac introduce una modulación de orden superior denominada 256QAM. 256-QAM aumenta el número de bits que se pueden codificar en un solo símbolo de OFDM a ocho. La modulación más alta del orden de 802.11n era 64-QAM, que solo permite seis bits por símbolo. Se trata de una mejora de 33 por ciento en las velocidades de bits.

La desventaja de 256-QAM es que es hace que el diseño del RF tan difícil que a menudo no está disponible en despliegues de Wi-Fi de empresariales. 256-QAM requiere que se mantengan relaciones señal-ruido extremadamente altas para que los datos se puedan transmitir y recibir correctamente. En ambientes residenciales de baja densidad y baja movilidad, esto suele estar bien. En ambientes con más movilidad y densidad del usuario, las ventajas teóricas de 256-QAM no se realizan frecuentemente.

También se está desarrollando un nuevo esquema de codificación y modulación no estándar, y se orientará aún más estrechamente hacia ambientes no móviles de baja densidad. 1024-QAM mejora sobre 256-QAM permitiendo que diez bits de datos transmitan con cada símbolo de OFDM. A partir de esta escritura, no está claro si 1024-QAM será adoptado extensamente, o si se convertirá en una tecnología de la especialidad para los videojugadores caseros y otros que buscan conexiones de alta velocidad Wi-Fi a los dispositivos estacionarios.

Las tres mejoras restantes de 802.11ac están diseñadas para mejorar la capacidad de rendimiento sin afectar las capacidades de velocidad de los datos.

Formación de haces

La formación de haces de transmisión (TxBF) es una tecnología que está diseñada para permitir que los AP de 802.11ac puedan ofrecer una señal inalámbrica más direccional. El beneficio teórico de la formación de haces es que el dispositivo receptor previsto escucharía una señal intensa, mientras que el resto de la zona que rodea el AP no lo haría. Esto teóricamente sirve dos propósitos: permitir que el dispositivo deseado reciba datos de mayor velocidad y reduzca los niveles de interferencia de las redes LAN inalámbricas cercanas que puedan estar ocupando el mismo canal.

Aunque 802.11ac requiere que los AP admitan TxBF, el impacto en el mundo real de la formación de haces ha sido mínimo. TxBF es opcional para los dispositivos de 802.11ac, justo como lo es para AP y dispositivos 802.11n. Los dispositivos modernos de 802.11ac no admiten TxBF al transmitir y no admiten el proceso de la negociación que los AP tendrían que utilizar para optimizar la eficacia de TxBF. Por estas razones, la compatibilidad de TxBF en los AP de 802.11ac ha dado resultados decepcionantes para varios despliegues de Wi-Fi.

Se ha encontrado una filial no estándar de TxBF para mejorar el rendimiento de Wi-Fi en algunos ambientes. El uso de antenas adaptadas, matrices de antenas de 60 grados diseñadas para direccionar la transmisión de datos desde AP a dispositivos, ha demostrado ser beneficiosa en ambientes en los que la mayoría de los datos son enlaces descendentes a dispositivos y los dispositivos suelen estar estacionarios mientras están en uso. Las antenas adaptadas utilizan el mismo principio que TxBF: que Wi-Fi funciona mejor cuando se direccionan los datos de AP a dispositivo, mientras se ejecutan mejor. Muy pocos vendedores admiten antenas adaptables en AP de 802.11ac y routers inalámbricos.

Múltiples usuarios MIMO + más flujos espaciales

Las dos mejoras finales del mundo real de 802.11ac: MIMO multiusuario (MU-MIMO) y un mayor número de flujos espaciales, pueden agruparse.

MIMO (Multiple Input Multiple Output, múltiples entradas y múltiples salidas) significa enviar y recibir más de un flujo de datos al mismo tiempo sobre un solo canal. MIMO fue compatible en 802.11n y es compatible con 802.11ac, aunque es opcional para dispositivos.

802.11ac teóricamente usará MIMO multi-usuario para admitir transmisiones simultáneas para varios clientes. Esto mejora la utilización del canal permitiendo que se utilicen más antenas de los AP. La onda 1 de 802.11ac no es compatible con MU-MIMO, mientras que la onda 2 802.11ac sí lo es. A partir de esta escritura, los AP y dispositivos de la onda 1 están ampliamente disponibles, mientras que la compatibilidad de la onda 2 se limite a los AP, sin que los dispositivos sean compatibles con MU-MIMO.

802.11 AC también admite un mayor número de flujos espaciales como parte de MU-MIMO. Mientras que 802.11n admite hasta cuatro flujos espaciales usando MIMO de un solo usuario, 802.11ac admite hasta ocho flujos espaciales usando MU-MIMO.

Dado que MU-MIMO es una tecnología que aún tiene que debutar en ambientes del mundo real, hay preguntas naturales sobre si mejorará el rendimiento y, de ser así, a qué grado. Si MU-MIMO termina funcionando como se anuncia, esto conduciría a mejoras dramáticas en el rendimiento de Wi-Fi, especialmente en ambientes donde la mayoría de la comunicación de datos es un enlace descendente a los dispositivos. MU-MIMO requerirá TxBF para funcionar, por lo que las preguntas planteadas anteriormente sobre TxBF también se aplican a MU-MIMO.

802.11n envía datos a cada usuario a su vez, 802.11ac envía datos a varios usuarios al mismo tiempo.

  802.11n 802.11ac
Banda de frecuencia 2,4 GHz y 5 GHz 5GHz
Ancho de canal 20y 40 MHz 20, 40, 60, 80 MHz
(opción 160 MHz)
Flujos espaciales 1 a 4 1 a 8 (hasta 4 por cliente)
MIMO para varios usuarios No
Velocidad de datos de cliente de flujo único máximo 150 Mb/s 433 Mb/s (con canal de 80 MHz)

Tabla 2: Comparación de los protocolos 802.11n y 802.11ac.

Protocolo de seguridad GCMP

El encadenamiento de bloque de cifrado de modo Galois, protocolo de código de autenticación de mensajes (GCMP) es un método de encriptación que podría mejorar el rendimiento Wi-Fi, pero actualmente no es compatible con Wi-Fi AP y proveedores de dispositivos.

Los protocolos de seguridad utilizados con 802.11ac serán en la mayoría de los aspectos, los mismos que los que se usan con las velocidades de datos de 802.11n. y 802.11ac, denominados velocidades VHT. Estos no estarán disponibles al usar WEP o TKIP, lo cual también aplica a las velocidades HT de 802.11n. Por esa razón, las redes Wi-Fi que usan 802.11n o 802.11ac deben configurarse para usar AES-CCMP, el cual es un método de cifrado requerido para la certificación WPA2.

802.11 AC también permite el uso de GCMP, el protocolo de modo Galois/contador, pero el futuro de GCMP es incierto. Al igual que CCMP, GCMP proporciona encriptación e integridad de datos. A diferencia de CCMP, GGMP utiliza una técnica denominada multiplicación de campos Galois para autenticar cada bloque de datos individualmente. El uso de GCMP de las multiplicaciones del campo de Galois permite que los bloques de datos se cifren en paralelo en vez de en secuencia, así acelerando el proceso de encriptación. Desafortunadamente, ninguna empresa que haga AP o dispositivos Wi-Fi ha señalado que GCMP será adoptado en un futuro próximo, si es que nunca.

NETSCOUT ofrece la posibilidad de detectar, analizar y resolver problemas de los puntos de acceso 802.11ac mediante adaptadores 802.11n compatibles actualmente. Estos proporcionan indicadores clave, como el número de clientes 802.11n y 802.11a presentes en la red, los puntos de acceso a los que se conectan y la utilización de canales de la red por parte de clientes 802.11n y 802.11a. Gracias a la descodificación de tramas de gestión 802.11ac en tiempo real, los ingenieros pueden detectar las capacidades de VHT del punto de acceso y solucionar así problemas de rendimiento en las redes 802.11ac generados por la presencia de clientes antiguos.

Introducción por fases

802.11ac ha sido introducido en el mercado en dos fases, con una tercera fase no estándar, posiblemente aún por venir.

La mayoría de los puntos de acceso y dispositivos de 802.11ac son compatibles con la onda 1 de 802.11ac. La onda 1 de 802.11ac requiere que los AP sean compatibles con anchos de canales de hasta 80 MHz, 256-QAM y MIMO de un solo usuario, usando hasta cuatro flujos espaciales con la formación de haces.

La siguiente fase, la onda 2 de 802.11ac, actualmente es compatible con algunos AP y por ningún dispositivo. La onda 2 de 802.11ac permite anchos de canal de hasta 160 MHz (ya sea un canal contiguo de 160 MHz, o canales divididos como parte la configuración de canal “80+80”) y MU-MIMO con un uso de hasta ocho flujos espaciales.

Escoger el momento en el que implantar el nuevo estándar

802.11 AC introduce una pregunta de dos partes: ¿es necesaria una actualización de 802.11ac y, si es así, cuándo?

Tanto 802.11ac como 802.11n proporcionan aumentos importantes de rendimiento en comparación con tecnologías de Wi-Fi heredadas como 802.11a, 802.11b y 802.11g. Si alguna de esas tres modificaciones es la tecnología Wi-Fi desplegada más moderna, entonces una actualización siempre es bienvenida.

Si 802.11n es la tecnología Wi-Fi actualmente desplegada, entonces la decisión de actualizar se convierte en situacional.

Las preguntas que los profesionales de redes pueden hacerse son:
  • ¿Mis usuarios son móviles?
Si los usuarios son móviles, entonces 802.11ac a menudo proporciona poco en el camino de una mejora de rendimiento. De hecho, el rendimiento puede seguir siendo prácticamente idéntico. Los dispositivos móviles generalmente funcionan mejor sobre canales más estrechos porque los canales estrechos permiten la recepción de datos con éxito a niveles de señal más bajos. Tanto 802.11n como 802.11ac admiten 20 MHz como el ancho de banda más estrecho del canal.
  • ¿Mi ambiente es de alta densidad?
Si el ambiente es de alta densidad, entonces 802.11n y 802.11ac a menudo proporcionan niveles de rendimiento similares; a veces idénticos. Los ambientes de alta densidad funcionan mejor cuando hay un gran número de AP disponibles y cuando los errores de datos son raros. El uso de canales de 20 MHz de ancho permite desplegar el mayor número de AP sin causar superposición de cobertura de cocanales o canales adyacentes. Los errores de datos también tienden a minimizarse cuando se utilizan canales de 20 MHz d ancho porque los datos se pueden recibir con correctamente en niveles de señal más bajos que cuando se utilizan canales de 40 MHz, 80 MHz o 160 MHz.
  • ¿Es más importante la consistencia que el alto rendimiento?
Si la consistencia es el objetivo principal, entonces 802.11n y 802.11 ac a menudo proporcionan resultados similares. El rendimiento tiende a aumentar a medida que los anchos de canal se agrandan porque menos AP cubren más espectro de frecuencia. Baja densidad, aplicaciones de alto rendimiento como streaming de vídeo en alta definición, grandes transferencias de archivos y videojuegos prosperan cuando 802.11ac se utiliza en canales anchos. Por otro lado, los canales más amplios tienden a reducir la consistencia porque la superposición de cobertura se vuelve más probable y la recepción de datos exitosa requiere niveles de señal más altos.
  • ¿Estoy solo (en el sentido Wi-Fi)?
Si se está desplegando Wi-Fi en un ambiente donde los canales de 5 GHz pueden ser controlados, entonces 802.11ac a menudo proporciona mayor rendimiento que 802.11n. Sin vecinos, los AP de 802.11ac a menudo pueden encontrar espectro de frecuencia no utilizado sobre el cual utilizar canales anchos de 80 MHz. Si hay vecinos, entonces los canales de 20 MHz de ancho frecuentemente funcionan mejor porque los canales más estrechos permiten que los dispositivo Wi-Fi reciban datos de forma más consistente entre la actividad de canal de los vecinos.

Planificación de la implementación de 802.11ac

Si se ha tomado la decisión de actualizar a 802.11ac, deben considerarse factores adicionales. Algunos de estos factores incluyen:
  • actualizaciones de la red
  • asignación del canal
  • Impacto del uso de canales DFS
  • Impacto de estándares antiguos
NETSCOUT ofrece la posibilidad de detectar, analizar y resolver problemas de los puntos de acceso 802.11ac mediante adaptadores 802.11n compatibles actualmente. Estos proporcionan indicadores clave, como el número de clientes 802.11n y 802.11a presentes en la red, los puntos de acceso a los que se conectan y la utilización de canales de la red por parte de clientes 802.11n y 802.11a. Gracias a la descodificación de tramas de gestión 802.11ac en tiempo real, los ingenieros pueden detectar las capacidades de VHT del punto de acceso y solucionar así problemas de rendimiento en las redes 802.11ac generados por la presencia de clientes antiguos.

Actualizaciones de la red

Las organizaciones que planean actualizar a 802.11ac también deberían plantearse actualizar la capacidad de sus redes de vínculo superior y accesos Ethernet. Por ejemplo, si los enlaces de AP son actualmente de 100 MB, deberían actualizarse a 1 GB y, si son de 1 GB, a 2 GB. Los enlaces de agregación deberán adaptarse para todos los AP de 802.11ac que tendrán que acomodar.

El uso de una herramienta de planificación para el rendimiento de la red compatible tanto con los protocolos anteriores como con los nuevos ayuda a los ingenieros a saber cuándo existe suficiente capacidad en la WLAN. El uso de una herramienta de preparación que ofrezca una visualización de los factores clave de rendimiento, como la anchura del canal, la superposición de canal y la cobertura MCS, permite a los ingenieros de redes determinar rápidamente las áreas donde puede conseguirse una capacidad de transmisión alta y, por tanto, dónde puede mantenerse una alta densidad de clientes.

Asignación de canales

Es importante desarrollar un plan de aplicación de canales para la planificación de 802.11ac. Se deben tomar decisiones sobre si se requerirán canales de 20 MHz o si se debe considerar el canal de 40 MHz, 80 MHz y 160 MHz de ancho. Una herramienta de planificación debe mostrar dónde se espera que los AP cubran los mismos espacios. Si la superposición de AP termina en el mismo canal, entonces se interfieren entre sí. Estas situaciones requieren que los ingenieros ajusten las asignaciones de canales y las ubicaciones de AP para evitar la congestión potencialmente debilitante del canal.

Evaluación del impacto de los canales DFS

La banda de 5 GHz que utiliza 802.11ac contiene canales que requieren capacidades de selección dinámica de frecuencias (DFS) para evitar usar la misma frecuencia que los radares. Los gestionadores de redes tienen la opción de si esos canales están disponibles en su red. Los canales Wi-Fi de 52 a 144 requieren de DFS i habilitar esos canales proporciona el potencial de adquirir ancho de banda adicional. La desventaja es que los AP que usan canales DFS deben desocupar el canal cuando se detecta el radar. En algunas situaciones, hacer que los canales DFS estén disponibles ha dado lugar a cambios frecuentes en los canales que impactan negativamente el rendimiento.

Una herramienta de planificación que incorpore un análisis de espectro, ya que permitirá al ingeniero de redes detectar y medir las señales de radiofrecuencia en cada canal para determinar si los canales DFS están ocupados o disponibles. Un analizador de espectros también puede ayudar a medir las señales de RF, radar y otras fuentes de interferencia que no son de Wi-Fi, lo que podría resultar en canales DFS de bajo rendimiento y canales no DFS. El uso de un analizador de espectro para garantizar un ambiente limpio para los despliegues de 802.11ac potencialmente evitará costosos rediseños de redes.

Impacto de velocidades de transmisión más lentas

Un desafortunado efecto secundario de la compatibilidad inversa de 802.11 es que las bajas velocidades de transmisión pueden retardar el rendimiento de las tecnologías modernas como 802.11ac. Los ingenieros pueden desear medir si sea probable que el rendimiento de 802.11ac se vea afectado negativamente por las velocidades de transmisión más lentas de los dispositivos de 802.11ac y 802.11n. Las funciones de visualización de rendimiento de los analizadores de redes Wi-Fi y las herramientas de planificación pueden ser útiles para determinar si la WLAN puede proporcionar el rendimiento de usuario requerido.

 
 
Powered By OneLink