Presentación de la gestión de rendimiento de redes optimizadas para el uso de aplicaciones | NETSCOUT


 

Introducción de la Monitorización de rendimiento de redes y aplicaciones: la nueva ecuación para resolver problemas más rápidamente

Las organizaciones son cada vez más dependientes en el rendimiento de sus aplicaciones empresariales, que, a su vez, dependen del rendimiento de la infraestructura de su red. Para mantener el negocio el funcionando sin problemas, el rendimiento de ambas aplicaciones y la red se deben mantener en los niveles más altos.

El método tradicional ha sido supervisar el rendimiento de la red y de la aplicación independientemente, usando sistemas diferentes administrados por diferentes equipos. Sin embargo, esto es cada vez más difícil, ya que la virtualización se extiende desde el centro de datos hasta el escritorio y el uso de servicios en la nube sigue creciendo. Cuando se producen problemas en las aplicaciones dentro de un entorno de nube híbrido, ¿cómo puede determinar la empresa si el problema se encuentra en su infraestructura o en la del proveedor de la nube? Tratando de averiguar quién es dueño de un problema cuando todos los grupos están generando informes KPI verdes es cada vez más difícil y requiere mucho tiempo.

Una encuesta reciente* de los profesionales de la red que dirigió NETSCOUT ha indicado que más de la mitad no tienen las herramientas necesarias para identificar con rapidez y precisión los problemas con VoIP, aplicaciones y otros problemas relacionados con el rendimiento de la red. Las organizaciones necesitan visibilidad de punta a punta a través de las capas 1 a 7, desde el centro de datos a la sucursal, si han de identificar la fuente de cualquier problema de rendimiento rápidamente y solucionarlo antes de incurrir en tiempo de inactividad costoso.

La solución que ha surgido se denomina Monitorización de rendimiento de redes y aplicaciones: Monitorización de rendimiento de redes y aplicaciones, también conocida como Monitorización y diagnóstico de rendimiento de redes (Network Performance Monitoring and Diagnostics, NPMD).

La Monitorización de rendimiento de redes y aplicaciones es un método de monitorización, análisis y resolución de problemas tanto de redes como de aplicaciones. Se basa en un punto de vista centrado en la aplicación que permite controlar todo lo que ocurre en la red, proporciona visibilidad de extremo a extremo de la red, las aplicaciones y sus interdependencias, y permite a los ingenieros supervisar y optimizar la experiencia del usuario final. No se fija en las aplicaciones desde la perspectiva de la codificación, sino en cómo se han implementado y cuál es su rendimiento.

La Monitorización de rendimiento de redes y aplicaciones aprovecha los puntos de toma de datos de los métodos basados en el rendimiento de las aplicaciones y la red, y ayuda a todas las sucursales de TI a trabajar juntas con el objetivo de garantizar un rendimiento óptimo de las aplicaciones y la red. Permite que los ingenieros superen los retos en cuanto a visibilidad que presenta la virtualización, BYOD y los servicios basados en la nube, y les ayuda a identificar problemas en cualquier punto de la ruta de la red. Además, proporciona datos de rendimiento de las aplicaciones para detectar cuándo un usuario sufre tiempos de respuesta deficientes y qué componente de la aplicación está contribuyendo a ese retardo. Estos datos de rendimiento editables se pueden compartir con el equipo de aplicaciones para que identifiquen qué ha causado el problema y qué componente es necesario examinar.

En el centro de datos, la organización puede obtener beneficios tangibles de ganar visibilidad en donde y cuando la red está ocupada. La capacidad de distinguir entre el uso crítico para negocios y el uso no crítico o recreativo, que muestra los datos en un formato que puedan comprender, ayuda a identificar rápidamente qué vínculos tienen un ancho de banda adicional y cuales se pueden reducir. Esto permite un mejor control de los presupuestos de TI, lo que permite la expansión futura a través del análisis de los patrones de crecimiento en el uso de la aplicación.

En sentido estricto, la Monitorización de rendimiento de redes y aplicaciones se define como aportar visibilidad a través de entornos LAN, WAN y de centros de datos, incluidos todos los niveles del entorno del servidor y la aplicación, ya sean virtuales o físicos. También de los niveles 1 a 7, compatible con velocidades de 1 a 10 Gbps. La solución de Monitorización de rendimiento de redes y aplicaciones desarrollada por NETSCOUT va todavía un paso más allá: añade la capacidad de monitorizar y resolver problemas de la infraestructura inalámbrica, y asiste a las ubicaciones remotas gracias a un factor de forma portátil para casos en los que se requiere una visibilidad más en profundidad. Así se consigue una visibilidad completa desde el centro de datos hasta el dispositivo del usuario.

La Monitorización de rendimiento de redes y aplicaciones proporciona siete ventajas clave:

  • Visibilidad de infraestructura de punta a punta : reúne a los puntos de acceso de datos clave de los sistemas de gestión de redes (NMS) y sistemas de gestión de rendimiento de aplicaciones, proporcionando una vista única del cuadro de mandos y ayudando a los ingenieros supervisar KPI y rastrear el rendimiento y uso del dispositivo.
  • Soluciones de problemas más rápidas : diferentes equipos de TI pueden trabajar juntos usando las herramientas comunes para resolver problemas.
  • Experiencia del usuario mejorada: las aplicaciones pueden existir en varios lugares diferentes y niveles de infraestructura diferentes, haciéndolo difícil de descubrir la raíz del problema, pero la Monitorización de rendimiento de redes y aplicaciones le permite al equipo monitorizar todos los niveles de la experiencia del usuario y abordar problemas antes de que se agraven.
  • Productividad mejorada: al acelerar el MTTR (tiempo medio de reparación), la Monitorización de rendimiento de redes y aplicaciones reduce los costosos tiempos de inactividad y mejoran la calidad global del servicio.
  • Ahorros de costes: una solución de Monitorización de rendimiento de redes y aplicaciones elimina la necesidad de usar varias herramientas para monitorizar la infraestructura de redes y aplicaciones.
  • Optimización de infraestructura mejorada: la Monitorización de rendimiento de redes y aplicaciones les permite a los ingenieros identificar bajo rendimiento y priorizar proyectos como actualizaciones de servidores, realizar un análisis de rentabilidad para la aprobación y verificar los resultados. También proporciona datos para admitir planeamiento de capacidad.
  • Mejor entendimiento de negocios de TI: la Monitorización de rendimiento de redes y aplicaciones les ayuda a los ejecutivos a comprender el coste de ejecutar las aplicaciones críticas y el impacto si se desconectan, así como las dependencias entre aplicaciones críticas y la infraestructura de soporte.

Las características claves de un sistema de Monitorización de rendimiento de redes y aplicaciones

La Monitorización de rendimiento de redes y aplicaciones proporciona datos de rendimiento críticos tanto de la red como de las aplicaciones, incluyendo el almacenamiento de paquetes de flujo a disco, el análisis del tiempo de respuesta de las aplicaciones, IPFIX (NetFlow) y SNMP. Un mapa de rendimiento les permite a usuarios supervisar la red de la empresa entera y aislar elementos, transacciones o aún los paquetes, en tiempo real o posterior a la captura.

Los datos se muestran en un solo cuadro de mandos así que todo el mundo puede ver los criterios de medición del rendimiento de redes y aplicaciones. Los usuarios pueden personalizar el cuadro de mandos para satisfacer sus responsabilidades individuales, pero también pueden ver las áreas adyacentes, por lo que los equipos multifuncionales pueden trabajar juntos para resolver problemas y saber que todos están viendo la misma información.

Si un enlace tiene errores o alta utilización, pueden utilizar un ratón para analizar la transacción más a fondo y averiguar por qué podría estar introduciendo latencia a todas las transacciones de subida. Cada dispositivo en la trayectoria se puede analizar (Figura 1). Trabajos de flujo lógicos y sencillos le permiten al usuario aislar el problema hasta el elemento de la red, la transacción o incluso el paquete que está en el origen del problema de rendimiento, en tiempo real o con datos históricos.

Un sistema de Monitorización de rendimiento de redes y aplicaciones almacena todos los flujos de datos, transacciones y paquetes para que todos los ingenieros puedan reconstruir eventos, usar análisis detallado de flujos para la identificación de tráfico histórico en enlaces clave, e incluso la reproducción de llamadas de VoIP y transmisiones de vídeo. Esto es particularmente útil para solucionar problemas históricos. Ayuda a supervisar los SLA y conecta a la nube para asegurar que los proveedores estén cumpliendo con sus SLA y evalúan dónde pueda ser necesario ancho de banda adicional, mostrando un uso inmediato en tiempo real del ancho de banda.

Como sea que se implemente, podemos esperar escuchar mucho más sobre la Monitorización de rendimiento de redes y aplicaciones en centros de datos en 2014.

*Investigación de mercado de NETSCOUT, 2013

 

Recursos de red de TI relacionados
Para obtener más información sobre OptiView XG y TruView, haga clic aquí.

Descargar el documento técnico gratuito de Monitorización de rendimiento de redes y aplicaciones
Solicite una demostración gratis

 
 
Powered By OneLink